martes, octubre 30, 2007

Lo he leído en los huevos.


En mi familia, de toda la vida, hemos sido muy aficionados a poner cartelitos y a dejar notitas.

Mi madre nos dejaba encima del motón de ropa en nuestro cuarto uno que solía decir: "No estoy colgada". Si la cosa pasaba ya de castaño oscuro, el mensaje era más persuasivo: "Si yo no entro, tú no sales". ( Para quien no lo haya entendido: La ropa debía entrar al armario si su propietaria quería salir a al calle). Si era demasiado tarde una noche en que habíamos salido y no habíamos regresado aún a la hora prevista, al llegar, podríamos encontrarnos un cartel que podía decir, si el castigo era suave: "Creo que mañana vas a estar demasiado cansada para volver a salir", y si era castigo "nivel-2", la "condena" se podía endurecer con algo como : "Mañana hablaremos". El "Mañana hablaremos" de un progenitor, dicho un viernes o sábado de madrugada, es equiparable al "Tenemos que hablar" que cuando lo dice tu pareja, te pone en guardia ipso-facto.

Pero mis carteles favoritos, los que siguen siendo "El aroma de mi hogar", ahora que ya no vivo en la casa familiar, son los del tipo: "comunicado al personal", como el de estos huevos, que desde mi nevera me advierten su estado, y cómo no, los que mi hija me va dejando por la casa, o los corazoncitos de colores que pinta y recorta para pegarlos con celo en la pantalla de mi ordenador , la nevera, o el espejo del cuarto de baño.

De casta le viene al galgo, dicen :) .

8 comentarios:

Turulato dijo...

¡Qué bonito!

Mombars dijo...

"Yo sí estoy colgado" y no soy ropa tendida. "Yo sí he entrado" y no soy de los de los armarios... Yo también te digo "mañana hablamos" aunque no tengamos que hablar y no te dejo corazoncitos en la pantalla para que cuando te asomes me veas aunque esté cocido.
NOTA: N'OUBLIEZ JAMAIS

siouxie dijo...

Turu :). Me alegra que entiendas nuestro idioma familiar.

Mombars: Ojalá conociera y practicara el idioma en que me has escrito eso de "N'OUBLIEZ JAMAIS".
Mañana, cuando hablemos, me lo traduces:), porque ya que tú no vas a salir, entraré yo, me colgaré un rato contigo y llegado el caso, nos coceremos juntos :P

Thalatta dijo...

¡Tu madre sí que sabe! buena manera de educar y no a base de golpes.
En cuanto al francés, nada... que se aprende practicando, hija ;)
Besosss

Para, creo que voy a vomitar dijo...

Me encanta ese hábito que tenéis!!! jajaja, y los mensajes de los huevos son lo mejor!!

Yo de vez en cuando también dejo una notita por casa, pero todo muy convencional, con hoja y lapiz de por medio..., pero algún día les sorprenderé con un mensaje más original, pq me ha parecido una gran idea!!

Con copyright made in tu familia, claro!

Un beso.

Tu inquilina dijo...

Que bueno leer historias asi..me parece super bonito y ademas la idea es genial...parece un hogar muy acojedor..que bueno..
La inquilina

Enrico dijo...

Qué buenas ideas, si así me hubisen dicho, ahora sería más ordenado. A los huevos les pondré "seré comido por Enrique", para que nadie lo toque. ¡¡Besos!!

LOLITA LOP dijo...

te copio la idea de los huevos ,....es genial tía ...la de huevos que desperdicio por no saber si están cocidos o crudos ,,....



besos