miércoles, mayo 23, 2007

Anuncio por palabras.

(Palabrita del niño Jesús, que este anuncio lo he encontrado yo solita en una página de internet):

Muebles de despacho realizados en roble americano. Perfecto estado de conservación. Mesa + Librería + Butaca + Silla de visita. Estilo remordimiento. Mando fotos a interesados.E-mail: gmengotti@henarsa.com
(Qué le remordería a este hombre, que no limpió los muebles antes de venderlos?, ¿Que tenían carcoma?, ¿O tal vez le traicionó el subconsciente?)

21 comentarios:

Even Dozen dijo...

¡Cómo se nota que no has estudiado Historia del Arte!

El Estilo Remordimiento es un pequeño movimiento de las artes decorativas, originado en el sur de Francia alrededor de 1800, de corta duración, y cuya característica principal es que hacían los repujados con los dientes. Varias veces; de ahí lo de re-mordimiento.

Otros autores afirman que duró poco porque los muebles eran una mierda y se arrepentían siempre de hacerlos.

Así que pilla la oferta, que igual son piezas de coleccionista, que no te remuerda la consciencia.

siouxie dijo...

Ya te digo,
estarían todos remordidos, !Así cómo van a durar! ;)

Cobre dijo...

Debe ser q, como dice Maru, tenía mu mala follá! ;).
Estilo remordimiento es la silla q tenía el cabronazo de mi jefe, digo yo q se lo podía haber llevado consigo!. AAyyyy q debuti estoy sin verle el careto!!.
Besos, morena mía!

Thalatta dijo...

jajajajajaja, le remordía venderlos porque les tenía mucho cariño. Oye y no le has pedido las fotos para ponerlas???

Lo que me río contigo, preciosísima.
Besoss

Vitore dijo...

Y luego dices que no comento en tu blog... Bueno casi tanto como tú en el mio :P

¡Es que este post además se comenta solo!.

Me recuerda a ese torero al que le preguntaban si era mejor tal o cual ganadería y el pobre dijo: No me preguntes eso, que me pones en un membrete...

Pues eso.

Besos, morena.

Even Dozen dijo...

Sí, al torero ese, además, cuando se lo preguntaban se ponía hecho un obelisco...

siouxie dijo...

Sería el mismo torero que cuando el periodista le preguntaba sobre su reciente faena: "Maestro ¿cómo ha notado usted a su público?", respondió:
"Pues dividido: La mitad ha optado por acordarse de mi padre, y la otra mitad de mi madre" :P

maria josé dijo...

Me parto. Con el post y con los comentarios!
Ay qué bueno...
Besos morenaza!

siouxie dijo...

Besos a todos vosotros :) !

Para, creo que voy a vomitar dijo...

Mujer, pide fotos y luego las cuelgas aquí, que nos pica la curiosidad!

LOLITA LOP dijo...

están todos muy animados con este post ...jajajaja ...reina , que los pilles y nos cuelgas las fotos que seguro que están bien ...igual queda algún diente clavado o babas de algún tipejo de siglos ah ...


un beso

claradriel dijo...

Ha, ha, ha,
loquita, eres genial.
Tú lo tenías que encontrar.
Ahora no podré dormir, pensando en... remordimientos.

=)

Le Petit Ecolier dijo...

jajajajajaja... mordidos con los dientes... hum... ¿ya usaban dientes de hierro por aquel entonces?

siouxie dijo...

!ÑACK ÑACK ÑACK!
:P

Hairblue dijo...

Yo hace mucho que los remordimientos los tengo neoclásicos, son siempre los mismos pero con un aire renovado.

Té la mà Maria dijo...

si tienes un momento y quieres pasar, gracias por todo

siouxie dijo...

hairblue: Hasta los remordimientos los tienes originales :).

telamá: Gracias por tu invitación pero no parlo el catalá. Eso sí, miraré las fotos, como en las revistas de la peluquería.

Tartamundos Trotamudo dijo...

Qué hallazgo!!!

Pues yo no conocía este estilo, pero me he documentado y he aprendido que procede de uno anterior conocido como Reconcomimiento... no te miento, era el preferido de la carcoma.

siouxie dijo...

Pues ahora que lo dices, ese estilo "Reconcomimiento", me suena haberlo visto por ahí... :P

al dijo...

Madre mía las basuras que pretendía vender el tio si ya tenía remordimientos por el pringadillo que iba a comprarlos mientras redactaba el anuncio...

7esencias dijo...

jijiji, que haría este hombre en el despacho?, y lo más morboso es quien se sentaría en esa silla de visita.Creo que de ahí viene el remordimiento.